Subir

Las Tres Hermanas. Deconstructing Chéjov

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Que Sanchis Sinisterra reescriba un texto de Chéjov es como si a un roscón de Reyes le pones chocolate, a peor no va a ir seguro -y en mi opinión lo potencia, le da un toque más sabroso-. Por mucha innovación, recorte o deconstrucción que se haga del texto, cualquier cosa que se haya generado en la mente de Sinisterra merece la pena.

 

El prestigioso dramaturgo adaptó esta conocida obra especialmente para la compañía residente de la Sala Atrium, una sala de Barcelona cuya interesante propuesta artística la han convertido en lugar de referencia escénica desde que abriera sus puertas en 2011. Tras estrenarse hace ya unos años en Barcelona (2012) ahora desembarca en Madrid este montaje de la mano de Raimon Molins, uno de los fundadores de la Sala Atrium y director artístico de la compañía, protagonizado por Patricia Mendoza, Mireia Trias y Marta Domingo.

 

Las Tres Hermanas es una obra que gira entorno de la desilusión y la decadencia de la clase acomodada rusa. El argumento se centra en una familia insatisfecha y frustrada, que pasa los años amarrada a las obligaciones de un presente desencantado, al irónico y nostálgico recuerdo del pasado y a la frágil esperanza de un futuro cada vez más inalcanzable. En esta versión, Sanchis Sinisterra reduce la obra a su esencia, con solamente tres actrices, que dan vida a las hermanas Prozorov, donde la hermana mayor, Olga, representa la tradición conservadora; Masha, desengañada de su matrimonio, encarna la tradición que quiere liberarse; e Irina, la pequeña, simboliza el deseo de nuevas expectativas y libertad. Los otros personajes aparecen a través de un juego de saltos: entre el presente, el recuerdo y la imaginación, entre el relato y la vivencia de estas tres mujeres.

 

Ya está claro que no vamos a ver el original de Chéjov, pero no pasa nada, para eso están las obras universales, para adaptarlas, revisitarlas, reescribirlas… para seguir descubriendo la verdad contenida en sus palabras y mostrárselas al público de una forma o de otra. El caso es que se conozca. La verdad del teatro siempre está ahí y siempre sale a la luz. Deconstruida o no. Sergio Díaz

No hay comentarios

Publicar un comentario