Subir

La ruta de Don Quijote

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Los libros de viajes, los relatos de aquellos que transitan por caminos que no se suelen recorrer, fueron un género habitual en la tradición literaria que se trasladó al ámbito periodístico rápidamente durante el siglo XIX.

En el 50º aniversario de la muerte de Azorín, La Abadía acoge la adaptación escénica de sus crónicas escritas en 1905, cuando el diario madrileño El Imparcial le envió a La Mancha, para repetir el camino que el ingenioso hidalgo recorriera en su famoso libro.

 

Partiendo de su habitación de pensión, con apenas una maleta, un par de libros, lápiz y papel, el cronista sigue, primero en tren luego en carro, los pasos del personaje literario más emblemático de nuestra literatura.

Así emprende su ruta con el objetivo de descubrir, a través de sus observaciones y de los testimonios de las gentes que encuentra, cuánto pervive de las andanzas de aquel caballero. Durante su viaje desvelará a los lectores, a través de sus encuentros, anécdotas y reflexiones lo que considera que fue el germen de la inmortal novela cervantina.

 

Eduardo Vasco aprovecha este texto narrativo, periodístico y poético, lleno de sutilezas y guiños, para convertirlo en una entrañable experiencia histórico-teatral. Un uso del castellano de enorme riqueza junto a un sencillo juego de objetos y proyecciones permiten al espectador explorar de la mano de Azorín (Arturo Querejeta) los paisajes, pueblos y aromas cervantinos de una manera íntima, personal y desenfadada.

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario