Subir

El montaplatos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 3,60 de 5)
Cargando…

En las obras aparentemente sencillas e inocuas de un cierto tipo de teatro que proliferó en la segunda mitad del siglo XX, gracias a artistas de la talla de Beckett (Esperando a Godot, La última cinta de Trapp) o Pinter (La habitación, La fiesta de cumpleaños), siempre hay más… mucho más de lo que subyace de la propia acción. Hay que saber escuchar. Esta obra del propio Pinter representa muy bien esa sensación. Dos personas en escena, todo es muy normal hasta que una enorme y aterradora violencia que no te esperas -y que en ningún momento ves-, te sacude y te vuela la cabeza porque te hace partícipe de una realidad de la que querrías huir. La realidad de El montaplatos es una crítica feroz a la obediencia ciega, a los que hacen el trabajo sucio, a los que no se preguntan, a los que no levantan la voz, a las ovejas dóciles. La realidad de aquellos que tanto se parecen a nosotros. S. Díaz

 

José Manuel Díaz del Pulgar dirige esta nueva versión sobre el texto de Harold Pinter, protagonizada por Javier Aparicio y Miguel Sánchez que podrá verse todos los sábados de febrero en la Sala Tarambana.

 

Ben y Gus son dos asesinos a sueldo que aguardan en un sótano a que les sea asignada su siguiente misión. El más veterano, Ben, lee el periódico y Gus se ata los zapatos, al tiempo que cuestiona a su compañero por los detalles ocultos de su actividad delictiva. Al fondo de la habitación hay un montaplatos, del que proceden mensajes y objetos y que parece ser el modo de comunicación de su jefe. Lo único que saben de su futura víctima es que aparecerá por la puerta del sótano, momento en el que deberán darle muerte.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario