Subir

Miss Beige, del teatro a la performance y tiro porque me toca

 

A pesar de haberse forjado en el mundo de la interpretación Ana Esmith irrumpió en el mundo de la performance con Miss Beige recientemente. Un personaje irreverente que ha adquirido mucha notoriedad en redes sociales denunciando realidades cotidianas que inmortaliza con imágenes. Con ella, hablamos de cómo ha dado el salto al mundo de la performance y del proceso de creación de este personaje que no deja indiferente a nadie y que mira la realidad bajo otro prisma. Su realidad es beige.

 

 

Por Ka Penichet / @KaPenichet 

 

 

¿Cómo llegaste al mundo de la interpretación?

Pues yo siempre quise ser actriz desde que era pequeña, lo que pasa es que como no estaba bien visto -bueno, tampoco es que fuese prostitución-, pero el caso es que me metí a estudiar periodismo, y luego estuve un año en la escuela de William Leighton. De allí, me trasladé a Londres e ingresé en la escuela de teatro de clown de Gaulier. Me costó mucho pero al final es de lo más orgullosa que estoy de mi formación.

 

¿Qué obra me recomendarías en clave clown en Madrid?

El top desde que regresé a España es El minuto del payaso. No he visto una cosa más maravillosa en años. Salí de la función preguntando dónde actuaban al día siguiente para ir otra vez y al otro. Esa magia que se ve en ese show es preciosa. Vamos, ese señor (Luis Bermejo) me pide que me case con él y esa misma noche le digo que sí, no hay cosa que me vuelva más loca. Ese es el mundo del clown que me interesa.

 

En Londres estuviste en torno a 15 años, ¿se puede vivir de la interpretación en Inglaterra?

Bueno, el problema de Londres es que es una ciudad muy, muy cara con respecto al resto de ciudades inglesas. A mí, el resto de ciudades de Inglaterra no me interesan, son muy inglesas, son demasiado provincias… a mí como extranjera no me interesa vivir en ciudades así. Londres es una ciudad muy grande, con un montón de oferta cultural y muchísima competencia. Yo tenía un representante pero las cosas que me podía ofrecer eran más reducidas por ser extranjera. Los ingleses nunca te van a dar un papel de Shakespeare o donde tengas que tener un acento muy británico. Pero ahora, lo que ocurre es que allí toda la escena off es bestial.

 

 

 

Todas las fotos de la entrevista son de María Dain

 

 

 

¿Qué cosas te resultan incómodas?

Lo que más me incomoda son los directores que no respetan a los actores. Yo creo que como actriz soy lista en que veo hasta dónde puedo mover ficha. Lo bueno que tienen las giras que, cuando no está el director, exploro cosas que no me han dejado probar en los ensayos y tú estás segura que pueden funcionar bien. Ahí sí que soy más anárquica (risas), pero siempre con el beneplácito de mis compis.

 

¿Cuál fue el proceso de creación de Miss Beige?

Surge cuando regreso de Londres a España. Me encuentro a un Madrid completamente distinto al que había dejado en mi adolescencia y empiezo a pensar si podía reciclar el material que tenía hecho, pero como estaba escrito para un público inglés no acababa de cuajar. En un curso que hice tenía que llevar una propuesta de personaje y me llevé a Miss Beige. Allí funcionó muy bien y ya me dio pena dejarlo morir. Así que decidí sacarlo a la calle y ver qué sucedía. De ahí empecé a crear el album de Miss Beige Taking The Streets, para sacar un personaje tan disruptivo a una realidad cotidiana y ver el choque que producía.

 

¿Por qué la elección del beige como color?

Por ser un color anodino, soso, que nadie quiere y que está relacionado con algo aburrido, que da pereza y por eso lo suele vestir la gente mayor y no la joven. Mi idea era demostrar que algo tan prejuzgado, que aparentemente nadie quiere, sí que puede darle la vuelta y convertirlo en una figura que ahora es popular en las redes sociales. Pero Miss Beige hay mil, yo las veo en la calle porque me fijo. Pero esas personas en la calle no las mira nadie, así que a mí me apetecía rendirles un homenaje a todas ellas, tanto hombres como mujeres. Hay muchas en nuestra sociedad, que se las ignora, ni se las mira… Cada vez que veo a una de esas personas me dan ganas de abrazarla.

 

Y la elección del nombre del álbum: Taking The Streets ¿a qué se debe?

A este tipo de personajes se les asocia a actividades muy concretas como suele ser religión, gatos, soledad… Todos estos términos que no están bien aceptados en las redes sociales. Entonces decidí sacarla a tomar las calles porque además creo que el concepto calle se ha abandonado. Todo el mundo comparte lo privado, antes no. Pero la gente se ha olvidado de las calles, que es lo que hace grande a una ciudad y Miss Beige se fija en ellas porque las ve como abandonadas. Y también es una denuncia a esa felicidad obligada porque parece que no tenemos derecho a pasar ninguna enfermedad mental , ninguna depresión y todos sabemos que eso existe.

 

¿Preparas las fotos de alguna forma?

Nada, las fotos están limpias, sin uso de filtros. Capturamos la realidad de un segundo, pero es la que hay. Ninguna foto está preparada, la gente que aparece en las fotos está ahí y los que miran a cámara yo les he pedido permiso para tomar la foto. Luego está la parte de pensar el título para combinarlos con la fuerza de la imagen.

 

 

 

 

 

 

De Miss Beige he leído que es un icono, una heroína, una diva… ¿con qué adjetivo te sientes más identificada?

Yo me siento más identificada con la heroína de la normalidad. Ser normal está bien y ser una heroína de la normalidad me gusta porque estamos tan pasados de todo que la normalidad hay que aceptarla y a veces es necesaria.

 

Ahora no hay feria, festival o galería que se resista a contar con la presencia de Miss Beige, ¿dónde podremos verla en noviembre?

Estreno exposición monográfica con fotos de Miss Beige en la galería Iskoo en Lugo que se llamará Miss Beige a la vista. Además estaré en la inauguración y haremos una perfomance por la muralla de Lugo. Y el 17 y 18 de noviembre estoy invitada a la Feria de arte contemporáneo Marte en Castellón, que es una de las 10 más famosas de España. Serán dos días de performance y luego reproduciré el rinconcito Beige.

 

¿Qué es lo que te gustaría conseguir como Miss Beige?

Pues mira, si Miss Beige me da visibilidad como actriz, mañana me voy a Lourdes descalza.

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario