Subir

Isidro Romero: “El clímax de mi vida ha sido hacer esta obra”

Clímax!, una comedia tan desternillante como humana, celebra su quinto aniversario. La obra comenzó su andadura prácticamente por casualidad en la sala AZarte y se ha convertido en todo un fenómeno. Isidro Romero, director del espectáculo junto a Paco Rodríguez, nos cuenta cómo este proyecto ha cambiado su vida

 

 

Por Yaiza Cárdenas / @yaizalloriginal

 

 

Los diferentes personajes de la obra viven momentos muy dispares de su vida y, aun así, todos ellos alcanzan el clímax: ¿Qué es entonces este concepto?
Para mí el clímax son esos momentos especiales de tu vida que te marcan, que hacen que ya no puedas volver a como estabas antes, para bien o para mal. Por ejemplo, cuando te enamoras, ya no eres la misma persona que antes; cuando decides adoptar un niño o tenerlo, sabes que desde el minuto uno ese niño te va a cambiar la vida para siempre. A partir de ahí empieza una nueva vida. Los clímax son todos esos momentos que llevas en la mente y en tu mochila que te dan energía día a día para seguir adelante.

 

¿Cuál ha sido el mayor clímax de tu vida?
Para mí el mayor clímax ha sido, sinceramente, hacer Clímax! A nivel personal y profesional ha sido impresionante, porque gracias a esta obra he encontrado al amor de mi vida y a nivel laboral me ha ayudado a conseguir cosas maravillosas y a conocer gente increíble. Para mí el clímax de mi vida ha sido hacer ‘Clímax!’ Aunque esta obra acabe mañana, el último día de mi vida me acordaría de ella, porque ha marcado mi vida muchísimo.

 

El elenco está formado por cuatro maravillosos actores y actrices ¿Cómo decidiste contar con ellos para el proyecto?
Yo siempre he trabajado en escuelas de actores y, a través de ahí, he hecho cursos con directores de cine y televisión y he conocido a muchos actores a lo largo de estos años. Empezamos con un elenco de cuatro actores, pero luego han pasado 20 actores porque les salen papeles en series y no pueden continuar, lo que siempre pasa. Normalmente lo que hacemos es contactar con representantes y hacer pruebas, pero si vemos una película o una obra de teatro y nos gusta mucho un actor, hasta que no lo conseguimos no paramos. Siempre funciona así, tenemos a los cuatro actores fijos y covers y, cuando a alguno le sale una película o una gira, hacemos casting.

 

¿Cómo llegaste a este texto de Malero?
Alejandro Melero, Paco Rodríguez y yo montamos una compañía de teatro para hacer una obra llamada Una vida perfecta, que se estrenaba en la sala AZarte, donde yo trabajo. En mitad de los ensayos Alejandro nos enseñó ese texto y yo me obsesioné con él. No podía ni dormir, pensando en posibilidades escénicas y de estrategia para hacerla. Al mismo tiempo que preparábamos Una vida perfecta con la compañía empezamos a preparar esta. Esa obra tuvo éxito, pero lo de Clímax! fue una locura, algo que no esperábamos. Es que no tiene nombre, no puedo entender todo este éxito. De hecho, de las obras anteriores ya casi nadie se acuerda, pero con esta todo el mundo nos recuerda como “los de Clímax!”.

 

Y ¿cómo fue compaginar esas dos obras?
Las estrenamos a la vez, pero Clímax! en horarios complicados que ni siquiera estaban programados previamente y, aun así, se llenaba. Había colas en la calle San Marcos y por toda la calle Hortaleza para ver la obra los sábados y los domingos. Ahí vimos que eso tenía que crecer, por eso la llevamos al Teatro Alfil y ahí continuó. Una vida perfecta se acabó, pero Clímax! continuó y continuó… ¡y que continúe!

 

La obra ha sido todo un éxito, contando con más de 120.000 espectadores y siendo este el quinto año que está en cartelera ¿Cómo te sientes con este logro? ¿Pensaste que el éxito sería tan grande?
Para mí realmente es una satisfacción. Cada fin de semana cuando voy al Teatro Alfil y me dicen “está agotado” y veo las colas de gente aun lloviendo… para mí es una alegría enorme. Pero no por vanidad. Por ejemplo, cuando lo ponemos siempre en las redes sociales “entradas agotadas” “120.000 espectadores”, no lo hacemos por vanidad, realmente es un orgullo porque que algo que tú has hecho con mucho cariño le guste a la gente da una alegría tremenda. Además hay anécdotas nuestras, bromas de mi familia… y, cuando ves que la gente se ríe y reacciona, es un orgullo.

 

¿Ha cambiado algo del texto inicial?
El texto sigue siendo el mismo que escribió Alejandro para la primera versión pero, si durante una función surge una anécdota y eso provoca una risa, lo valoramos y lo mantenemos. Siempre se pueden incorporar pequeñas cositas, a lo largo de cinco años pasan muchas cosas… y entonces sí que varía y al ir ganando seguridad los actores salen al escenario con un garbo distinto.

 

¿Cuáles crees que han sido las claves para permanecer tanto tiempo en cartelera y, aún hoy, seguir agotando entradas?

Yo creo que principalmente el texto de Alejandro Melero, que es exquisito y universal (se ha hecho en Perú, en Argentina, ahora llega a Brasil…) Por otra parte, la doble dirección. Paco Rodríguez tiene una forma de dirigir muy histriónica, de comedia muy loca, y a mí me gusta que sea un poco más íntima, más de las pequeñas cosas. Creo que esa dualidad ha hecho que llegue a más gente. Y luego hemos tenido la suerte de contar con actores maravillosos.

 

A nivel personal, se me quedó una duda en el tintero ¿Cuál es la relación que existe entre los dos personajes iniciales y el resto de historias?
Los dos personajes del comienzo son la introducción de todas las historias. Las seis historias van sobre el amor, sobre personas que se ayudan unas a otras para hacer su vida un poco más feliz. Entonces, esos dos personajes simplemente desencadenan las siguientes relaciones. De hecho, al principio dejan una rosa en el suelo como testigo que recoge el personaje siguiente.

 

¿Cuál es tu parte favorita de la obra?
A mí me gustan todas, pero realmente tengo que decir que disfruto muchísimo con la última pieza. Me encanta. Puedo haberla visto mil millones de veces, que me sigue encantando. Sé lo que viene después, pero me sigo riendo.

 

¿Qué les dirías a todas aquellas personas que aún no han visto la obra?

Que simplemente vengan a divertirse, a dejarse llevar por la historia, y que se enamoren de los personajes. Nosotros siempre decimos que Clímax! es una fiesta, una fiesta permanente.

 

 

CLÍMAX!

Teatro Alfil.

Todos los sábados y algunos viernes. Hasta el 26 de mayo.

No hay comentarios

Publicar un comentario