Subir

De risas con… Toni Nievas

“La comedia en este país es: o primera línea y a lo grande o te vas a la puta mierda”

 

 

Toni Nievas siempre sorprende. Su humor es de lo más original que se recuerda en los últimos tiempos. Una muestra de esa edad de oro de la comedia que estamos viviendo. Pero… hete aquí que aparece un tipo melancólico, que no esconde su decepción por las dificultades que atraviesan algunos cómicos día a día. Creativo, artista y muy divertido. Así es Toni Nievas. Lo conoceréis por las redes sociales, por la radio (Yu No Te Pierdas Nada, entre otros programas), por la tele (pasó por Buenafuente) o de verlo en salas donde la risa no entiende de límites. Es dibujante, monologuista, youtuber antes de que existiese este término… Y confiesa que el humor le ha regalado “gente muy guay, gente muy loca”. Cree que para subir a un escenario hay que “ser gracioso, no intentar ser gracioso”. Y él lo es, sin duda. Y lo seguirá siendo, aunque su guasa existencial encierre –como sus viñetas- cierto cinismo y hastío. Sí, del cruising también hablamos. ¡Bienvenido a Godot!

 

 

Por Jorge Gª Palomo/@jorgegpalomo

 

 

 

¿Cómo se definiría Toni Nievas y desde cuándo esta pasión por la ‘commedia’ (Ignatius dixit)?

Me defino como un creativo ‘artista’, si se me puede llamar así. La verdad es que ahora tengo un trabajo normal fuera de la profesión. Mi pasión por la comedia supongo que viene del cine. Desde niño he consumido cine, soy un niño de los 80, todo el día metido en el videoclub y de ahí mis referencias. La comedia es el género que más me gusta: puedes mezclar todos los géneros, hacer lo que quieras. Comedia, musical y terror: los géneros más difíciles, ¿no?

 

¿Cómo es tu día a día, Toni? ¿Como todas las mañanas?

Ahora llevo una vida bastante normal. Padre separado desde hace meses, intento de estar en Madrid durante unos meses, luego una vuelta a la isla para parar un poco estos años del malvivir de la comedia, el audiovisual… A día de hoy, estoy bastante saturado de todo eso y necesitaba parar y hacer otras cosas. Ahora trabajo en una cocina, tengo un horario, entro, salgo, como, me ducho, duermo. Sigo haciendo mis cosas, pero desde otra perspectiva.

 

¿Vivimos buenos tiempos para la lírica humorística?

Pienso que sí. Nunca la comedia había hecho tanto ruido. Luego Movistar me parece una gran casa para los cómicos. Broncano y su equipo están dando los mejores momentos de comedia actualmente en este país. No recuerdo haber visto nada con tanta locura y libertad como lo que hacen ellos. La Resistencia, La Vida Moderna, Ignatius y sus canciones. Luego todas las polémicas sobre los límites del humor, la expresión, las demandas, los jueces, El intermedio, Mongolia… Qué gran promoción todo eso para la risa, ¿no?

 

El humor para Toni Nievas…

Pues el humor es un lenguaje, una óptica con la que mirar las cosas… ¿Qué cojones dices, Nievas? Gracias al humor he podido hacer muchas cosas, conocer gente muy guay, hacer los directos, hablar con personas que han venido a verme; he disfrutado mucho con todo eso.

 

El teatro y la cultura son…

La cultura en general, una cosa rara, ¿no? Ahí está para el que lo quiera, pero gratis, fácil, sin pensar, rápido, que dure pocos minutos o mejor me largo a mirar otro vídeo del YouTube porque no tengo paciencia para nada. Esos son los nuevos tiempos, las nuevas generaciones. La narración está cambiando.

 

La televisión, la radio y las redes sociales son…

La tele sigue estando ahí, no se va a ir. Mira Operación triunfo y todo eso. Yo no veo nada de tele, no puedo, no tengo tiempo, no tengo tiempo ni de ver series que me gustan mucho. Voy al cine, intento ir cada semana. La rutina de mi nueva vida no me permite hacer el perroflauta y ver todo lo que me gustaría. Paso mucho tiempo en Instagram, me gusta subir mis cosas ahí, es un proceso rápido y llega a mucha gente, puedo contar mis historias con mis fotos y mis vídeos. Twitter ahora lo utilizo menos. La gente está en las redes, estamos ahí siempre. Y la radio, joder, pues no sé: Radio 3, antes. Ahora Spotify, descubro mucha música nueva que me mola, gran invento.

 

La guasa y el cruising son…

El ‘cruising’ son encuentros sexuales entre señores que no se conocen de nada. Nunca he ido de ‘cruising’, pero lo tengo pendiente. Ahora puedo, pero no sé si en Mallorca hay de eso. La guasa, bueno, la risa, la guasa fresca… Creo que empecé con esa tontería con el Yu No Te Pierdas Nada, pero, la verdad, no lo tengo muy claro.

 

¿Qué y quiénes te hacen descojonarte?

Broncano me hace mucha gracia, cuando hace entrevistas y se ríe, cuando se le va de las manos, eso es increíble. Siempre menciono a la misma gente… Carlo Padial: su universo es maravilloso, mucha risa con él; los vídeos cortos de Axel Casas y Ronquete: id al Instagram, que son pura cocaína. Luego mi hija, Paula Nievas, pero ¡qué gran cómica! Ignatius en directo, Noguera… Hay gente muy fina haciendo cosas. Los pingüinos de Isaac Corrales.

 

¿Cómo recuerdas tu primera vez… en escena?

La primera fue increíble, extrañamente bien. La verdad es que desde que salí al escenario obtuve la risa y me acomodé. Han sido 6 años, creo, haciendo directos y pasándolo muy bien, y muy putas también. He actuado en un teatro para 800 personas y en Alcobendas para 4. Así que cuando uno lleva trabajando mucho, muchas horas, y vuelves a casa en la mierda con cero euros en el bolsillo, pues es hora de hacer otra cosa. La comedia en este país es eso: o primera línea y hacerlo a lo grande o mejor te vas a la puta mierda. Me ha costado aprenderlo, pero estoy en rehabilitación.

 

 

Toni Nievas

 

 

¿Dónde podemos disfrutar actualmente de tu talento cómico y cósmico?

Mis vídeos y mis cosas, como siempre, en mis redes: gratis para todos, como debe ser. A nivel profesional, programas y colaboraciones por el momento… Me he salido de eso: casi termino en un cubo de basura durmiendo en el metro. El último directo fue en Madrid hace unos meses, en el Superlativo Bar. Si hay una vuelta tiene que ser de verdad y eso por el momento parece que no va a ser, y cuando digo de verdad creo que no hace falta dar más detalles, ¿no?

 

Para ser cómico, para hacer un buen monólogo… ¿alguna clave rauda y veloz?

Ser gracioso, no intentar ser gracioso; no intentar engañar a nadie, ni a ti mismo. Joder, hay mucho que desarrollar aquí, pero como en cualquier disciplina… o lo tienes o no lo tienes. Si lo tienes pues guay, lo haces y con el tiempo lo vas perfilando hasta que te encuentras. Tener un lenguaje, contar cosas, la obra, la narrativa, dejar algo en la cabeza de la gente que te viene a ver, que ven tus vídeos. El puto mensaje. Respetar al público. Suena a mierda, pero es verdad. Si lo haces bien y pagan por verte, pues te lo tienes que currar, ensayar a muerte y dejar tus mierdas fuera del escenario. Al escenario tiene que subir el cómico, el imbécil, el idiota que va a hacer el payaso y va a hacer que la gente se ría durante una hora. Y esto lo aplico a todo… Sigue, pero en otra entrevista.

 

Un momento inolvidable de tu vida fuera de los escenarios, acaso relacionado con el humor… Quién sabe.

Joder, pues muchas cosas han pasado. He conocido a gente muy guay, gente muy loca, putos locos que me han venido con movidas muy raras. Me he metido en alguna situación a cual más surrealista y extraña. Sigo, pero en otra entrevista… (Risas.) Mola poner esto en plan como que voy a contar un montón de cosas, pero mejor me callo.

 

Tu tema, chiste o comentario preferido e infalible…

Lo guarro y lo bestia siempre funciona. Cuentas algo, bien, la historia, pasan cosas, la gente te escucha, todo bien, luego lo remato con algo muy sexual, algo muy burro y risa. Al final somos muy básicos, la imbecilidad siempre es graciosa, todo lo extremo. Con la risa intento no poner límites.

 

Un teatro o lugar para reír a carcajadas. De Madrid, Palma o el mundo entero.

De Palma, tenemos la Sala Trampa. Gran lugar, buena gente, he actuado muchas veces en ella y siempre pasan cosas. De Madrid, he pasado muy buenos momentos en la sala Galileo, Superlativo, Fotomatón, Picnic…

 

Una película, libro y/o canción para sentirnos bien en épocas anodinas.

Hablaría de un millón de películas. Me da pereza. Ahora estoy terminando Azul casi transparente, libro que me regalaron hace poco y me ha gustado mucho. Y empiezo Años Salvajes. Un libro sobre surf, de William Finnegan, que tiene muy buena pinta. 500 páginas de surf y vivencias locas.

 

Un viaje inspirador para gente sensacional, como todos nosotros…

Ibiza. En ella he encontrado una isla dentro de esa isla.

 

Algo que me haya olvidado y te parezca ignominioso y quieras decirlo públicamente aquí, sin filtros. ¡Con todas las letras, oiga!

Os podéis ir todos a la puta mierda. Os quiero, quiero vuestro puto dinero, quiero a vuestros hijos, vuestras casas, vuestras risas…

 

Un mensaje a los lectores de Godot y teatreros del mundo, ávidos de cultura, sexo salvaje, risas y espectáculos…

Hoy estoy un poco triste, pero ayer no tanto; ayer fui feliz casi 17 segundos, luego de nuevo me puse triste y me di una ducha fría y fue peor.

 

(Palabras del gran Toni Nievas. En Instagram, @nievas. Etc. ¡Fichad a este crack!)

 

No hay comentarios

Publicar un comentario