Subir

Darín vuelve con ‘Escenas de la vida conyugal’

 

Mientras actúa esta obra de Bergman sobre el escenario de los Teatros del Canal, el actor argentino estrena su última película, La cordillera, y recibe el Premio Donostia del Festival de San Sebastián.

 

Por Álvaro Vicente / @AlvaroMajer

 

Ricardo Darín ha estado por Madrid este verano, nada más y nada menos que rodando la nueva película del iraní Asghar Farhadi, el oscarizado director de Nader y Simin y El viajante. Se ha ganado esa posición privilegiada de los actores que pueden elegir y son elegidos por los mejores. Inmediatamente después se sube de nuevo al escenario de los Teatros del Canal para volver a protagonizar estas escenas conyugales, en esta ocasión junto a Andrea Pietra, que sustituye a Érica Rivas. Lleva varios años volviendo a este montaje que se estrenó en Buenos Aires en 2014, bajo dirección de Norma Aleandro, que la protagonizó junto a Alfredo Alcón a principios de los noventa.

 

Para Darín ha sido y es uno de los compromisos teatrales más importantes de su carrera: “Norma es un ser delicioso, la mejor actriz de su generación y una directora soñada. No impone nada, solo sugiere. Ante las primeras dificultades que aparecieron, lo primero que nos dijo fue: no se preocupen si no encuentran al personaje, con Alfredo eso nos sucedió un día antes del estreno”.

 

EVIDENCIAR EL HUMOR

 

La obra es el relato cara al público de un matrimonio, Juan y Mariana, que se entregan a la sucesión de escenas que cuentan su relación hasta llegar al divorcio. “De acuerdo con Norma -explica Darín- optamos por evidenciar el humor que la pieza contiene y que es muy fácil, si uno quiere, pasar por alto. Mucha gente cree que va a ser una pieza ‘seria’, que habla sobre la crisis del matrimonio y sus consecuencias, y se encuentra con algo más parecido a una comedia. Pero sé de una pareja que la vio en Buenos Aires y que se descosieron de risa durante la función y a la salida del teatro, durante la cena, empezaron a discutir acaloradamente y terminaron separándose aquella misma noche”.

 

He ahí el poder de identificación que logra el montaje, con un realismo contundente, donde el espectador siente casi que es él el que está sentado ahí arriba, en el escenario. Cuidado.

 

PREMIO DONOSTIA

 

El 29 de septiembre, mientras Ricardo Darín se emplea a fondo en el teatro, llegará a los cines su última película, La cordillera, dirigida por Santiago Mitre. Justo unos días antes -el 26- habrá tenido lugar su puesta de largo en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde el actor argentino va a ser este año protagonista absoluto por ser merecedor del Premio Donostia.

 

La cordillera se desarrolla durante una cumbre de presidentes latinoamericanos en Chile, donde se definen las estrategias y alianzas geopolíticas de la región. Darín da vida a Hernán Blanco, el presidente argentino, que vive un drama político y familiar que le hará enfrentarse a sus propios demonios. Una complicada situación emocional con su hija y la decisión política más importante de su carrera le ponen contra las cuerdas y cualquier movimiento en falso puede suponer un cambio drástico en su vida.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario