Subir

‘Danza a Escena’ celebra su novena edición

Foto Portada: Lluvia, de Da Te Danza © Pablo Muruaga

 

 

Un total 145 funciones a cargo de 24 compañías conforman este 2018 la programación de ‘Danza a Escena’, el circuito de impulso a la danza promovido por el INAEM y desarrollado por La Red Española de Teatros, Auditorios, Circuitos y Festivales de titularidad publica. Las representaciones se extenderán entre abril y diciembre y tendrán como escenario teatros, auditorios y espacios de calle repartidos en 11 comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Canarias, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra y País Vasco.

 

El circuito artístico nacía en 2010 con el objetivo de fortalecer la visibilidad de la danza y promover la gira de compañías y la diversidad de estilos y géneros escénicos. Tras ocho años de funcionamiento y después de haber reunido a más de 150.000 espectadores en las 920 funciones realizadas hasta la fecha, el circuito afronta su novena edición con un cartel que vuelve a dar cabida a diversidad de lenguajes, disciplinas y formatos, desde la danza contemporánea hasta el flamenco, pasando por los ritmos urbanos o el neoclásico, los montajes dirigidos al publico infantil, las propuestas con acento comunitario y las obras que apuestan por las nuevas tecnologías. ‘Danza a Escena’ ha permitido de este modo incrementar la visibilidad y presencia de espectáculos de danza en los espacios escénicos de titularidad publica, estimulando la producción coreográfica y la movilidad y gira de las compañías.

 

La danza contemporánea será́ protagonista de los espectáculos que firman la Compañía Sharon Fridman (All Ways), Excéntrica Producciones (La maldición de los hombres Malboro), Lasala (Now), Cía. Carmen Fumero (…Eran casi las dos), Roser López Espinosa (Noviembre), Janet Novás (Si pudiera hablar de esto no haría esto), Albert Quesada (UnDosTresUnDos), Poliana Lima (Hueco), Fernando López (Bailar en hombre), Colectivo Lamajara Danza (Labranza) y HumanHood (Zero). Por su parte, las creaciones especialmente dirigidas a publico infantil y familiar llegaran a los espacios escénicos participantes con las producciones de Aracaladanza (Vuelos), DA.TE Danza (Akari) e Imaginart (Little Night).

 

Los nuevos lenguajes coreográficos urbanos se cuelan este año en el circuito con dos trabajos que llevan, respectivamente, el sello de Dani Pannullo Dancetheatre Co. (Avalanche) y Iron Skulls Co. (No sin mis huesos). Asimismo, el circuito acogerá otras propuestas en clave de circo-danza (gracias a trabajos como Amigoo, de Mumusic Circus, y Rojo estándar, de Lanórdika), danza comunitaria (de la mano de la Companyia Mariantònia Oliver y su espectáculo Las muchas), la danza neoclásica (representada por 88 Azucenas y un perro, de CienfuegosDanza). Completan la selección dos piezas cortas creadas expresamente para ser representadas en espacios al aire libre (como #DeTraca, de Pepa Cases, y Agua, de Chey Jurado) y dos obras de breve duración para sala y espacios singulares (Good Girl, a cargo de Hermanas Gestring, y We-Ding!, de Los Moñekos).

 

 

 

UN CIRCUITO QUE LLEVARÁ LA DANZA A 11 COMUNIDADES AUTÓNOMAS

La novena edición del circuito llevará su programación a municipios y ciudades de 11 comunidades autónomas. El Auditorio de Tenerife, el Centro Insular de Artes Escénicas de El Sauzal y el Teatro Leal de La Laguna conforman la representación canaria. En el caso de Aragón, las representaciones tendrán como escenario el Teatro Principal y el Teatro del Mercado de Zaragoza (ambos coordinados por el Patronato Municipal de Artes Escénicas e Imagen de Zaragoza), además de el Palacio de Congresos de Jaca. ‘Danza a Escena’ también recalará por vez primera en Extremadura. Lo hará en las localidades de Cabeza del Buey, Montijo y Puebla de la Calzada y gracias a la participación de la Red de Teatros de Extremadura.

 

El circuito regresa al País Vasco gracias a la participación de Donostia Kultura (en sus salas Gazteszena, Tabakalera y otros espacios de calle, en San Sebastián) y el Auditorio Kultur Leioa. También a Galicia, concretamente al Teatro Rosalía de Castro de A Coruña, en el marco del festival TRC Danza, y al Teatro Principal de Santiago de Compostela. Asimismo, tendrá una marcada presencia en la Comunitat Valenciana, con actuaciones en el Teatro Chapí de Villena, el Teatro Principal de Alicante, el Paraninf de la Universitat Jaume I de Castellón, y en los teatros valencianos Arniches, Rialto, Carme Teatre y Las Navas (los cuatro gestionados desde CulturArts-Institut Valencià de Cultura).

 

Los Teatros de Cádiz (integrados por el Gran Teatro Falla y la Sala Central Lechera), el Teatro Cervantes de Málaga y el Teatro Alhambra de Granada (dependiente de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales) conforman la participación andaluza. Por su parte, las representaciones programadas en Madrid podrán verse en Móstoles (Teatro del Bosque) y Arganda del Rey (Auditorio Monserrat Caballé). La nómina de los espacios escénicos participantes se completa con el Auditorio de Barañain (en Navarra), el Teatro Circo de Murcia y el Teatro Principal de Palencia.

 

 

 

Foto: ZERO, Cía. Human Hood

 

 

 

24 ESPECTÁCULOS EN GIRA

La diversidad de estilos y formatos caracteriza, de nuevo, el diseño del circuito, en el que la danza contemporánea vuelve a tener una presencia muy destacada. ZERO es el título del trabajo que firma la compañía HumanHood, una pieza visual y sonoramente hipnótica que explora la correlación entre la memoria y el tiempo y que nos invita a preguntarnos qué sucedería si empezáramos de cero en un lugar sin memoria. El bailarín y coreógrafo catalán Albert Quesada ha sido seleccionado con UnDosTresUnDos, montaje con el que se aproxima al género del flamenco desde una óptica contemporánea, en busca de su singularidad y sus raíces.

 

Si pudiera hablar de esto no haría esto es el título de la creación que firma Janet Novás, una propuesta que huye de las reflexiones y de los discursos arquetípicos para poner todo el acento en la acción corporal. Roser López Espinosa propone con Noviembre un terreno de juego donde tres bailarines buscan construir “un paisaje en común”. A partir de esta idea, la creadora catalana proyecta una coreografía que divaga sobre la importancia del grupo, del espacio propio y los espacios compartidos. Lasala, compañía de la donostiarra Judith Argomaniz, participa con Now, una pieza para ocho intérpretes sobre esas expectativas “creadas tiempo atrás y lo realmente logrado”.

 

La compañía de Sharon Fridman presenta All Ways, un espectáculo en la que siete bailarines indagan sobre las posibilidades del movimiento circular y sus múltiples trayectos, invitando al espectador a percibir “todos los caminos”.

...Eran casi las dos es el nuevo proyecto de danza contemporánea de Cía Carmen Fumero, que en esta ocasión se lanza al reto de contar una historia en forma de suceso. A través de la danza y de una banda sonora electrónica, la obra narra casi de una manera cinematográfica lo que ocurre en un momento determinado cuando dos personas se encuentran con intenciones muy diferentes.

 

La coreógrafa y bailarina Isabel Vázquez firma La maldición de los hombres Malboro, un trabajo que le ha permitido reunirse con los que hace años fueron sus alumnos en el Centro Andaluz de Danza. Con ellos se propone abordar y retratar “ciertos comportamientos masculinos nocivos”. El acento inclusivo y comunitario vendrá de la mano de Mariantònia Oliver y Las muchas. Se trata de una pieza protagonizada por mujeres de edades de entre 70 y 87 años de María de la Salut, una propuesta que habla de la fragilidad, de ésa que tiene que ver con la edad, con cuerpos que ya no pertenecen al ‘corpus’ de lo social.

 

La defensa de una estética rural “llena de acción” es, por su parte, la filosofía que inspira al Colectivo Lamajara Danza a crear el montaje Labranza, una mirada a la tierra, a sus gentes y sus quehaceres diarios. Con Hueco, Poliana Lima diseña un solo que se interroga por esa “sensación de vértigo” que nace cuando nos lanzamos “a lo desconocido”. Amigoo, título de la producción de la compañía Mumusic, nos traslada a un mundo irreal de poesía y complicidad en “un ciego intento -explican sus creadores- de romper con el mito de la soledad como condición humana”.

 

Una edición más, el circuito dedica una especial atención a los más pequeños. Las obras dirigidas a la primera infancia y al público familiar llegan a los espacios públicos con la formación granadina Da.Te Danza, Aracaladanza e Imaginart. La primera lo hace con Akari, una pieza que investiga las propiedades de la luz y su particular forma de viajar por el aire. La compañía madrileña Aracaladanza hará lo propio con Vuelos, una propuesta para cinco bailarines con el que se adentra en la genial imaginación de Leonardo Da Vinci y en la gran fantasía humana: “poder volar”. Ya en clave audiovisual, Imaginart propone con Little Night una intensa experiencia interactiva para niños y niñas de 18 meses a 3 años.

 

 

 

Foto: Avalanche, Cía. Pannullo ©2012BSLG

 

 

La danza neoclásica llegará de la mano de CienfuegosDanza y su espectáculo 88 Azucenas y un perro, un montaje inspirado en la obra teatral El público (de Federico García Lorca) y el legado artístico del surrealismo y el movimiento Dadá. El flamenco protagoniza, por su parte, varias propuestas seleccionadas esta edición, entre ellas Bailar en Hombre (con la que Fernando López revisa los códigos del genero del flamenco en un recorrido por las diferentes versiones de la Farruca, el llamado ‘baile de hombre’) y Lo esencial (de la bailarina y coreógrafa Isabel Bayón).

 

Los espectáculos de calle se hacen un hueco en el circuito con las creaciones de Pepa Cases-A Tempo Dansa, La Nórdika circo&danza y Los Moñekos. La situación que sufren los refugiados y nuestra posición ante el drama que sufren en la actualidad es el punto de partida de #DeTraca, el solo que firma e interpreta Pepa Cases. Premio Feten 2018 al Mejor Espectáculo de Calle, Rojo estándar es el título de la última producción de los andaluces Lanórdika, la historia de “dos seres opuestos” que se encuentran en una escena bañada por el surrealismo, donde todo lo que se presenta como convencional o estándar deja de serlo. Más en clave de humor We-ding!, de Los Moñekos, lleva a escena una satírica boda a ritmo de reggaetón, con liguero y velo.

 

Ya por último, las artes del movimiento y el teatro físico se fundirán en las cuatro piezas de danza urbana que completan la programación de ‘Danza a Escena’ 2018. El pacense Chey Jurado firma Agua, una pieza que forma parte de la coreografía Sentinel. En este extracto, centrado en el agua, se describen y se interpretan los diferentes estados, formas o texturas en que se presenta esta substancia esencial. Con Good Girl, las sevillanas Hermanas Gestring construyen un espectáculo en el que dibujan pequeños fragmentos como una sinfonía de la vida. No sin mis huesos, de Iron Skulls Co, reclama el valor común que une a las culturas hebrea, árabe y española, mientras que Avalanche, coreografía del argentino Dani Pannullo, propone al público llevarle a un mundo de confrontaciones dancísticas donde tienen cabida el break-dance, la música barroca, el jazz, la ropa deportiva o un balón.

No hay comentarios

Publicar un comentario