Subir

85. En Abril, teatro y danza mil

El número 85 de Godot/Godoff llega a los puntos habituales de distribución con sus portadas dedicadas a dos estrenos de nuestra cartelera.

 

En Godot presentamos la nueva comedia de Pablo Canosales, La boda de tus muertos, una obra que introduce el bisturí en las relaciones familiares y en sus toxicidades, que se exacerban especialmente en ese acontecimiento tan especial como cotidiano que es la celebración de una boda. Escrita y dirigida por Canosales, el montaje está protagonizado por Mauricio Bautista, Lucía Bravo, Sara Mata, Víctor Nacarino y César Sánchez, y se estrena en los Teatros Luchana el 6 de abril.

 

Por su parte, en Godoff la portada la ocupa Cuidado con el perro, escrita y dirigida por Eva Redondo y producida por su compañía, Nuevenovenos. Cuatro intérpretes, entre los que está la propia Eva Redondo junto a Antonio Sansano, Clara Pampyn y Nacho Marraco, enfrentan cuatro historias enlazadas con un denominador común: la violencia ejercida sobre la Mujer y la Infancia en distintos lugares del mundo. Estará en cartel en la sala Cuarta Pared del 19 al 28 de abril.

 

Además de estos dos contenidos principales, tenemos entrevista con Marta Etura al hilo del estreno en el Teatro Pavón Kamikaze, el 25 de abril, de Ilusiones, la obra del ruso Ivan Viripaev que está dirigiendo Miguel del Arco y cuyo reparto completan Daniel Grao, Verónica Ronda y Alejandro Jato. Otro entrevista que nos hace especial ilusión publicar es la de Leticia Dolera, que nos presenta su libro Morder la manzana, un fantástico compendio de teoría, ficción, humor y pedagogía en torno al feminismo. Otra interesante entrevista que podréis leer es la de Jorge de las Heras, que se enfrenta los sábados en los Teatros Luchana a la Carta al padre de Kafka en versión escénica de José Sanchis Sinisterra. Por su parte, celebramos el quinto aniversario de éxito de Clímax!, de Alejandro Melero (en cartel en el Teatro Alfil), con entrevista a su director, Isidro Romero. El apartado de entrevistas lo completan, por un lado, los tres impulsores (Rocío Navarro, Alberto Salas y Álvaro Moreno) de un espacio ya imprescindible en el Off madrileño, Nave 73, que cumple cinco años. Y por otro lado, Javier Crespo, programador de la sala Tarambana y principal responsable del Festival Visibles, un ciclo de artes escénicas consagrado a la inclusión, a dar voz, valor y visibilidad a los profesionales escénicos que tienen alguna discapacidad. De la programación de su tercera edición, que se celebra del 6 al 29 de abril, damos cumplida cuenta.

 

Abril es un mes especial en lo que a danza se refiere, puesto que el día 29 se celebra el Día Internacional de la Danza en todo el mundo. Por eso hemos querido dedicar varias páginas a esta disciplina escénica hablando de la Compañía Nacional de Danza, que presenta la emblemática pieza de Jérôme Bel The show must go on (Teatros del Canal); de Paz Rojo, que vuelve al escenario después de un tiempo más reflexivo y de investigación con Eclipse : Mundo (Naves Matadero); de María Pagés y su Oda al tiempo (Teatros del Canal); de Night, un espectáculo de Cristiane Azem y Myriam Soler (Teatro Galileo); y del Instituto Stocos, un colectivo que trabaja la danza a partir de la tecnología interactiva que presenta El matrimonio del cielo y el infierno a partir de la obra homónima de William Blake (Naves Matadero).

 

En consonancia con este último montaje, dedicamos un buen número de páginas a la creación contemporánea, aunque este término genere controversias, pero ¿qué terminología no es controvertida en un mundo tan mutante y vivo como el de las artes escénicas? Cualquier intento por etiquetar es reduccionista al fin y al cabo. En estas páginas hablamos del nuevo proyecto de La Tristura, Future lovers, que llega a los Teatros del Canal; de Le fureur de ce que je pense, montaje que se verá en el Teatro Español en el que coinciden dos creadoras canadienses: la directora Marie Brassard y el texto de la desparecida Nelly Arcan; de Thomas Ostermeier, que con la compañía de la Schaubünhe berlinesa nos trae su versión escénica de la película de Fassbinder El matrimonio de Maria Braun; de la performance de 108 horas del argentino Fernando Rubio, que ha plantado una casa en la azotea de la Nave 10 de Matadero en la que durante cinco días va a vivir el actor Juan Loriente en una continua jornada de puertas abiertas; de un nuevo colectivo de artistas, el NOCollective, surgido a la sombra del australiano Andrew Bovell que presenta su primera investigación en curso en Naves Matadero, Número O; y de los mexicanos Lagartijas tiradas al sol, que traen dos piezas a los Teatros del Canal que forman parte de su proyecto para retratar la realidad política, social e histórica de los 32 estados de su país.

 

Pero si hay una visita ilustre este mes en Madrid es la del actor italiano Toni Servillo, que llega al Pavón Kamikaze con Elvira de la mano del Festival de Otoño a Primavera, que con este montaje pone el broche de oro a su última temporada expandida. En otoño volverá a ser solo festival de otoño. Y otros veteranos ilustres de nuestro teatro, La Zaranda, estarán presentando Ahora todo es noche en el Teatro Español del 19 al 29 de abril. No queremos dejar de citar el artículo escrito por Javier L. Patiño, ayudante de dirección de El corazón de las tinieblas, la adaptación de la novela de Joseph Conrad que lleva a cabo la compañía Metatarso, con Darío Facal al frente, que se estrena en los Teatros del Canal el 26 de abril.

 

Pero Godot y Godoff ofrecen mucho más, ofrecen varias páginas con todos los estrenos de la cartelera, el habitual espacio dedicado a la actividad de la RESAD, con el estreno este mes del musical Para la libertad basado en canciones de Joan Manuel Serrat, la sección de lírica a cargo de Miguel Pérez Valiente, la sección de Cómicos, en la que Jorge García Palomo nos trae en abril a Dani Alés, un acercamiento distinto al éxito de Felicidad, la obra de la compañía Tenemos Gato, desde la opinión de diversa y anónima gente que la ha podido disfrutar, o las páginas sobre teatro para niños y jóvenes, con especial atención al Festival Teatralia, que tiene lugar del 6 al 29 de abril, y con el ciclo de Teatro para adolescentes del Teatro Español. Y a todo esto se suman las páginas dedicadas al cómic, al circo, y las secciones que mes a mes vienen firmadas por Ester Bellver, Sergio Díaz o Javier de Pascual. Ah, y nuestro editorial, que reproducimos a continuación.

 

 

THEATRE’S LIVING A CELEBRATION

A veces dan ganas de cantar la canción de los triunfitos en Eurovisión, cambiándole la primera palabra del estribillo y pensando en España, que tanto tiene que celebrar en su ámbito teatral, ¿no? Pues no. Es ironía, evidentemente. Esta editorial se escribe en la tarde del 27 de marzo de 2018, Día Internacional del Teatro. A finales de abril tendrá lugar otra celebración, la del Día Internacional de la Danza (el 29). Pero el IVA de los cachés sigue al 21%. El público desciende año a año (qué pasaría si los musicales no maquillaran las cifras). Los festivales de verano profanan las piedras milenarias con basurilla cortoplacista. El teatro ‘vanguardista’, de ‘creación contemporánea’, de ‘investigación’, de ‘mezcla de lenguajes’, de ‘artes vivas’ pierde mucho tiempo en encontrar la etiqueta perfecta y su lugar en Madrid todavía es un reducto incipiente en torno al cual nos reunimos los mismos y las mismas, en graciosa endogamia, mientras las políticas culturales no apuesten definitivamente por inocular en la educación la verdad del teatro de hoy en día y no la mentira de los siglos de oro. El común de los mortales, los preocupados por el minuto y resultado de La Condomina, los que hacen la lista de la compra y gestionan la cita de la peluquería en una app del móvil, quieren ver monólogos de risa y comedias ligeras para olvidarse de los problemas del día a día, lo mismo da en la tele que en el teatro. Bueno, ir al teatro al menos les dará la oportunidad de cañear en tal o cual gastrobar cercano, que es lo guay. Y la precariedad campa a sus anchas en nuestro amado off teatral y los bailarines viven con dolor perpetuo y son capaces de la proeza de acumular 3 años de cotización en 20 años trabajando. Qué cortarrollos este editorial, ¿no? Nos vemos el sábado en la Noche de los Teatros, amigos, y comentamos.

No hay comentarios

Publicar un comentario